Estructura de un calentador

Básicamente existen dos tipos de calentadores: de metal y de cerámica. En la varilla de un calentador de varilla metálica, la espiral calentadora produce el calor necesario. Por el contrario, los calentadores cerámicos no necesitan tubo de incandescencia de metal. En su lugar, el elemento calefactor está revestido de una cerámica especial. Por regla general, esto permite que los calentadores de cerámica alcancen excepcionalmente rápido la temperatura de funcionamiento, y además son más compactas: características muy importantes especialmente en los motores modernos.