El rango térmico óptimo

Las bujías necesitan un determinado rango térmico para poder funcionar correctamente. El valor mínimo se sitúa en 450 ºC (temperatura de la bujía): la llamada temperatura de limpieza automática A partir de este rango de temperatura se queman las partículas de carbonilla depositadas en la punta del aislador.

Si la temperatura de funcionamiento permanece mucho tiempo por debajo de dicho valor, las partículas de carbonilla, que son conductoras de electricidad, se pueden depositar hasta que la tensión de encendido sale por encima de la capa de carbonilla a la masa del vehículo en lugar de formar una chispa.

A partir de una temperatura de las bujías de 850 °C, el aislador se calienta tanto que se pueden producir detonaciones incontroladas en su superficie, los denominados encendidos por incandescencia. Dichas detonaciones incontroladas que no son normales pueden dañar el motor.

Las bujías necesitan un determinado rango térmico para poder funcionar correctamente. El valor inferior es de aproximadamente 450°C y el superior, de 850°C.
Las bujías necesitan un determinado rango térmico para poder funcionar correctamente

Temas relacionados

Tekniwiki: ¿Le gustaría conocer más a fondo la tecnología del producto? Aproveche el know-how de nuestros especialistas en la plataforma de aprendizaje en línea de NGK, con animaciones en 3D, vídeos y gráficos.