Bujías de metales preciosos

Bujías de iridio de NGK con efecto de autolimpieza.
Bujías de iridio NGK con efecto de autolimpiezaa

Bujías de iridio

Las bujías de iridio de NGK representan en la actualidad la solución técnica de mayor calidad. Tienen una punta de aleación de iridio en el electrodo central, que se suelda en un procedimiento especial con ayuda de un láser.

El iridio es uno de los metales más duros del mundo, se funde a 2450 ºC y es muy resistente a la erosión por chispas. Este material permite duplicar la vida útil de las bujías estándar.

 Por otra parte, el metal precioso permite que el electrodo central sea considerablemente más fino (0,6 mm de grosor), reduciéndose notablemente la necesidad de tensión de encendido y contribuyendo a mejorar la distribución del frente de la llama en la cámara de combustión.

Bujías de platino

En estas bujías, una plaquita de platino situada en el electrodo central garantiza un rendimiento constante de las bujías a lo largo de toda su vida útil, e incluso en condiciones difíciles. Esta bujía necesita poca tensión de encendido gracias al escaso grosor del electrodo central, descarga las bobinas y garantiza una óptima combustión hasta en las partes exteriores de la cámara de combustión.

El efecto de autolimpieza de las bujías de iridio

Independientemente de la temperatura de funcionamiento, en el paso anular entre el electrodo central y el aislador se producen descargas eléctricas, que eliminan las posibles partículas de carbonilla y garantizan que no se desvíe la tensión de encendido.